Peeling químicos

El peeling químico es un tratamiento no quirúrgico, cuyo efecto inmediato consiste en la eliminación de una capa del cutis más o menos profunda, según el tipo de ácido utilizado, así como un efecto tardío de regeneración de la piel, renovando la matriz dérmica y dejándola sin determinados defectos estéticos como manchas y arrugas.

¿Cómo funciona?

La delicadeza y precisión del procedimiento de aplicación permite tratar áreas como el cuello, el escote o las manos así como áreas de difícil acceso de la cara, minimizando cualquier riesgo de infección o efectos adversos.
Los candidatos ideales para este tratamiento son quienes presenten un envejecimiento facial debido a la exposición solar, hipercromías (manchas), acné, queratosis, flacidez cutánea, pequeñas arrugas, estrías, cicatrices, poros abiertos. El peeling debe ser un tratamiento personalizado para cada paciente. La intensidad del peeling debe estar relacionada con la profundidad de las lesiones; y lo más importante, debe ser realizado por un médico especialista.